Acabó el penúltimo feriado de 2018 y se empiezan a asimilar las malas noticias. Como era previsto llegó el momento de que todxs paguemos las consecuencias de la mesa servida, claro está luego de la remisión de las deudas más pasadas –aun faltan 3 días, no te quedes afuera-. Es así que entre las medidas económicas establecidas por el ejecutivo están:

  •       Reducción del 10% en los sueldos de ministros
  •     Reducción de asesores en las dependencias públicas
  •    Reducción del 5% en los salarios de los empleados del jerárquico superior que ganen sobre los USD 2.368 por mes.
  •     Eliminación de subsidio de gasolina extra y ecopaís
  •    Reducción a dos escalas salariales de los contratos ocasionales previo al análisis y revisión de excepciones.
  •     Eliminación de 25000 vacantes del sector público.



Al respecto las tres últimas medidas merecen atención prioritaria, pues las iniciales son de las que por el contrario debieron aplicarse con anterioridad. Sobre el aumento del precio de la gasolina extra y ecopaís representa un alto costo para el desempeño habitual de las actividades de la población, más aún cuando el aumento anual del salario básico parece estancarse y su máxima posibilidad de incremento será de 4 dólares, se afirma que serán excepcionados los quienes presten servicio de transporte en taxis pero su aplicabilidad aún no tiene explicación práctica.
 
En lo referente a los contratos ocasionales es donde la reflexión pone dosis de irritación, pues se constituye en una verdadera falta de respeto a los servidores públicos que prestan sus servicios en esta modalidad, quienes superan el 70% del personal, además se supone que  dos años bastan para regularizarlos mediante concursos de méritos sin que se concrete tal aspiración, debido a que la estrategia clientelar de la política ecuatoriana está en el ofrecimiento de trabajo abusando de esta figura, quienes además son las víctimas de los diezmos, explotación y acoso laboral, son el eslabón más débil en el ejercicio del servicio público y ahora la fuente de para que el ejecutivo respire económicamente un año más.
 
Si bien es cierto, 25000 vacantes eliminadas de sector publico inicialmente representa una buena cifra económica, representa socialmente 25000 familias sin posibilidad de acceso a una oportunidad de trabajo ocasional – léase el párrafo anterior-, por lo que esta medida debe acompañarse de un plan de activación laboral en el sector privado lo que el presidente, su reducido número de asesores y su ministro ahora mal pagado no han presentado al país.
 
El 2019 se presenta con un contexto político de malestar en la población, y un sistema político que se fortalece por coaliciones entre quienes de a poco recuperan su poder. La organización social desmantelada en el Correísmo no se encuentra en condiciones para levantamientos o protestas como en décadas pasadas. Por lo tanto, mientras nos organizamos, el trabajo es lo único que mantiene al salvo nuestras familias.
 
Paúl Centeno Maldonado.
 
26/12/18

Fuente

¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros!
Iniciar una Conversación
¡Hola! Haga clic en uno de nuestros miembros a continuación para chatear en WhatsApp